Sistema de transmisión del coche: qué es y cómo funciona

El sistema de transmisión de un coche es la parte más importante de su funcionamiento, ya que se encarga de transmitir el par motor generado desde el motor hasta las ruedas, permitiendo al coche moverse. Para poder entender un poco más sobre el funcionamiento del sistema de transmisión será necesario entender primero lo que es exactamente, así como también las partes que lo componen, cómo funciona básicamente, los tipos de transmisiones existentes y los coches automáticos vs manuales. ¡Presta atención, desde Marcos Ocasión vamos a contarte todo lo que necesitas saber!

¿Qué es el sistema de transmisión de un coche?

El sistema de transmisión de un coche es un sistema mecánico que permite la transmisión de la energía proveniente del motor hacia las ruedas del vehículo. Esto se logra a través de un diseño específico de componentes, entre los que se destacan la caja de cambios, los diferenciales, los embragues y los ejes.

El objetivo principal de todos estos componentes es proporcionar al conductor la opción de cambiar la marcha según sea necesario para adaptar la velocidad del vehículo a la condición de la carretera y la circulación.

¿Qué partes tiene el sistema de transmisión?

Como ya hemos mencionado, el sistema de transmisión está compuesto por una serie de elemento que trabajan juntos para transmitir la energía generada por el motor al eje. A continuación, te explicamos cada una de las funciones que realiza estos componentes:

- Caja de cambios: se encarga de transmitir el par motor desde el motor hasta el eje, a través de diferentes relaciones de cambio. Está compuesta por un conjunto de engranajes, una caja de embrague, una palanca de cambios y una serie de controles que permiten al conductor cambiar la marcha.

En los coches automáticos, este cambio se realiza sin necesidad de que el conductor intervenga, pero también cuentan con una palanca que determina el modo de conducción, es decir, P (Parking), R (marcha atrás), N (punto muerto) y D (Drive). Algunos modelos de palanca automática también incorporan una opción de cambio manual o una alternativa de conducción deportiva.

- Diferenciales permiten que las ruedas trabajen a diferentes velocidades al girar. Esto es especialmente importante en las curvas, ya que una vez que el vehículo entra en la curva, las ruedas se desplazan a diferentes velocidades. Esto permite al conductor mantener el control del vehículo.

sistema transmisión coche cambios

- Embrague: es un componente indispensable que permite al conductor desconectar temporalmente el motor del eje para permitir el cambio de marcha. Tiene la capacidad de permitir que el motor siga girando mientras el eje está desconectado. Es uno de los pedales de coche más importante en los modelos manuales, ya que a través de él el conductor cambia de marcha.

- Ejes: son los encargados de transmitir el par motor desde la caja de cambios hasta las ruedas del vehículo. Están compuestos por una serie de ejes, diferenciales y diferencias de deslizamiento.

sistema transmision coche embrague

¿Qué tipos de sistema de transmisión existen?

Los sistemas de transmisión de los coches actuales están divididos en varios tipos, cada uno con unas características propias que ofrecen diferentes ventajas.

- Transmisión manual: es el modelo más antiguo y consiste en una palanca con la ayuda de la cual el conductor acciona los cambios de marcha de forma manual. Tiene la ventaja de ser el sistema más barato y sencillo, aunque requiere de un control y dominio por parte del conductor.

- Transmisión automática: este sistema es más moderno y avanzado, ya que se basa en el uso de una computadora para seleccionar y gestionar los cambios de marcha. Una de sus mayores ventajas es que ofrece al conductor una mayor comodidad y seguridad al manejar, ya que no debe preocuparse por cambiar manualmente las marchas. Estos vehículos solo disponen de dos pedales: el del freno y el acelerador. Si quieres saber cómo conducir un coche automático, no te pierdas los consejos de nuestro equipo de expertos.

- Transmisión continua: se trata de un sistema muy innovador que realiza los cambios de marchas de forma automatizada. También es conocido como CVT (Transmisión de Variación Continua). Esta transmisión es capaz de cambiar la relación de transmisión de forma continua por medio del uso de correas y diferenciales, lo que permite al conductor tener una mejor aceleración al aumentar la fuerza de salida del motor y conlleva un mayor ahorro de combustible. Sin duda, este tipo de transmisión es un sistema de conducción eficiente, con el que podrás sacar el máximo provecho a la conducción.

¿Cómo funciona el sistema de transmisión?

El sistema de transmisión de un coche tiene un funcionamiento complejo en el que participan estos elementos anteriormente descritos. Cuando el conductor acciona el pedal del embrague, desconecta temporalmente el motor del eje para permitir el cambio de marcha. Después, selecciona la marcha adecuada para esa situación a través de la caja de cambios. Tras esto, esta potencia seleccionada se transmite a través de los ejes a las ruedas para que aumente o disminuyan la potencia. Por su parte, los diferenciales entran en acción permitiendo que las ruedas trabajen a diferentes velocidades al girar, como cuando entra el coche en una curva.

¿Cómo solucionar problemas en el sistema de transmisión?

Los problemas más comunes que se producen en los sistemas de transmisión suelen ser causados por el desgaste de los componentes debido al uso y la edad del vehículo. Entre estos problemas se incluyen los ruidos, las vibraciones y una respuesta lenta del sistema. Ante cualquiera de estos indicativos, te recomendamos que acudas a un taller especializado como el nuestro, para que nuestro equipo de experto realice una revisión exhaustiva del sistema.

Para evitar que se dé cualquier avería indeseada, es fundamental llevar a cabo un mantenimiento de varios aspectos de nuestro vehículo, entre los que está el mantenimiento de la caja de cambios y otros elementos del sistema de transmisión. De esta manera podemos evitar que se produzcan daños en sus componentes, así como una avería más grave. Es importante mantener los componentes limpios y lubricados adecuadamente, así como también llevar a cabo un buen modo de conducción.